Juntas virtuales: hacia una nueva norma que evite riesgos

475

Mientras que el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid recomienda celebrar únicamente aquellas juntas de propietarios que fueran necesarias y de carácter de urgencia, además de seguir a rajatabla las medidas sanitarias para evitar rebotes de contagio, las juntas virtuales se presentan como una alternativa para los administradores. Vicente Magro Servet, Magistrado del Tribunal Supremo comparte su análisis e interpretación  frente a estas oportunidades para la «nueva normalidad».

Publicado en https://cafmadrid.es/wp-content/uploads/2020/07/CAF175.pdf

Para que la nueva normalidad pueda ser normal tenemos que, en primer lugar, entender que la situación actual es radicalmente distinta a la que vivíamos antes del 15 de marzo. Porque si pensamos, como parece que está ocurriendo, que ahora
ya todo ha terminado y que el coronavirus ha sido un mal sueño que hemos vivido durante tres meses nos estaremos equivocando con un grave riesgo de volver otra vez al
escenario que determinó que el 15 de marzo se decretará el confinamiento en este país.

Y los ciudadanos no estarían en condiciones psicológicas ni económicas de regresar al 15
de marzo en una especie de Dejavu mortal. ¿Y si es así este riesgo, por qué se está
actuando con la irresponsabilidad que hay?
Nos preguntamos.

Así, uno de los puntos donde algunos ciudadanos están reclamando reuniones es en las
juntas de propietarios de las comunidades.

La experiencia que estamos viendo con los rebrotes que se está produciendo lo son en
situaciones de contacto masivo entre muchas personas. Y las juntas de propietarios son un
foco importante de posible contagio, al reunirse personas durante mucho tiempo para
estar discutiendo de cuestiones que pueden aplazarse, o bien que en el caso de necesidad
de adoptar algún tipo de acuerdo en alguna comunidad podría adoptarse la previsión de
que el presidente mandara una comunicación a los comuneros de los puntos que se quieren
discutir y con propuestas al efecto, y que los comuneros pudieran contestar a esas cuestiones por correo electrónico, efectuando un voto en lo que se denomina una junta sin junta, es decir sin necesidad de reunión presencial y física.

UNA JUNTA SIN JUNTA
La celebración de reuniones, y en este caso juntas de propietarios, es un foco brutal de riesgo de contagio de coronavirus para cualquiera de las personas que asisten, así
como los profesionales administradores de fincas, por lo que es preferible evitarlas y
buscar sistemas alternativos para adoptar acuerdos, y/o esperar a que esto se arregle
con la vacuna.

Y, así, se recomienda adoptar un nuevo art. 17.13 en la LPH que dijera:
1. Quedan prohibidas las celebraciones de juntas de propietarios en tanto las autoridades sanitarias no garanticen absolutamente la inexistencia de riesgo de contagio por virus por la existencia de una vacuna que lo evite y que todos los ciudadanos que deseen
asistir aporten un certificado de haberse vacunado.

2. No será necesario acuerdo, ni modificación estatutaria, para celebrar juntas
de propietarios íntegras por videoconferencia. El presidente que desee
convocar una junta de propietarios podrá convocarla por videoconferencia
con el uso de plataformas digitales de comunicación virtual. Quien no conozca el sistema o no tenga instrumentos tecnológicos podrá delegar en otro comunero el sentido de su voto en cada uno de los puntos del Orden del Día.

De otro modo se podrá también convocar mediante el envío de los puntos del Orden del Día al correo electrónico que haya facilitado previamente cada comunero al administrador de fincas, afin de que en el plazo de diez días desde  el envío los comuneros puedan votar,
entendiendo que será ausente el que no lo haga. De la misma manera, es posible
la delegación de voto en estos casos.

Por ello, resulta evidente que la solución mejor para evitar la difusión del virus es
la adopción de medidas alternativas a la necesidad del contacto físico en reuniones
presenciales y la búsqueda de vías, como la videoconferencia o lo que se denomina el
acta sin reunión, o la junta sin junta citada, para poder adoptar acuerdos virtuales, o bien mediante comunicaciones escritas con respecto a las propuestas que se hagan en las comunidades de propietarios. Ello evita el contagio hasta que se pueda descubrir una vacuna que evite toda esta situación y todos nos sintamos más seguros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here