El uso de las piscinas es uno de los temas con mayor debate este verano tras la pandemia. Mientras que el Colegio de Administradores de Fincas promulgó medidas sanitarias y control de aforo para su utilización, existen miembros de la comunidad que deciden no hacer uso de las mismas.

¿Qué ocurre en aquellos casos que no se utiliza la piscina comunitaria? ¿Se puede eximir el pago de la cuota para quienes no la usan? ¿Se debe solicitar a una Junta Propietaria para tener un criterio de decisión? ¿Qué legislación existe? Miguel Fernández Gallego realiza un exhaustivo análisis de esta temática.